Skip to content

Salones de convivencia

La incorporación de los salones de convivencia ha marcando un maravilloso cambio en la vida cotidiana de la residencia.

Los salones de convivencia son espacios de referencia para las personas. Cada uno de ellos tiene su propia personalidad, la de las personas que están en él. La idea es que cada salón se convierta en su cuarto de estar. En estos salones tienen la televisión, cómodos sillones (reclinables, relax y mullidos) y las mesas de comedor.

Se ha sustituido el gran comedor común que había antes, por estos espacios mucho más íntimos, acogedores, de entorno amigable, en los que se orientan más fácilmente y están más tranquilos. Otro aspecto muy importante es que cada salón es de un grupo fijo de personas residentes, lo que favorece que se genere vínculos afectivos entre ellos, aumente su confianza y sean una compañía más agradable

Las auxiliares también tienen asignado un salón de convivencia fijo, lo que hace que les resulte más fácil conocer a las personas a las que cuidan. Son las mismas auxiliares las que les dan apoyo al levantarles con la higiene, el vestido,… y son las que luego están durante toda la mañana acompañándoles. Lo mismo pasa por la tarde.

Esto provoca que tanto la profesional de atención directa como la persona residente estén más vinculadas y tengan más confianza. También facilita que el cuidado sea mucho más personalizado ya que al conocerles mejor saben cuáles son sus hábitos, sus gustos, preferencias, necesidades, las cosas que les molestas y aquellas que les hace mucha ilusión. Por otro lado se favorece el hacer las Historias de Vida, contribuir al Proyecto de Vida de la persona y que se cumpla en Plan de Atención y Vida que se haya desarrollado junto a la persona.

En total hay 7 salones de convivencia:
  1. Salón de convivencia rojo o de la fuente.
  2. Salón de convivencia Rosa
  3. Salón de convencía Naranja
  4. Salón de convivencia Amarillo
  5. Salón de convivencia Morado
  6. Salón de convivencia azul o de la farola
  7. Salón de convivencia verde.

Cuando una persona se viene a vivir a la resi según sea su personalidad, si le gusta más la tranquilidad o el jolgorio, si requiere de más supervisión y apoyo o es más independiente,… proponemos un salón u otro. Si con el transcurso del tiempo vemos que estaría más a gusto en otro salón, le proponemos a la persona el cambio. Será la persona la que finalmente decida si se queda en ese o se cambia. Igualmente si desde el equipo profesional no detectamos la necesidad pero la persona lo pide, se hará el cambio al salón que la persona prefiera.

Estos salones llevan en funcionamiento desde octubre de 2020, y valoramos muy positivamente el bienestar que ha generado en la convivencia de la residencia de Seseña en Toledo, cerca de Madrid. 

Es importante saber que la decoración y distribución del salón está viva, de manera que las personas que viven en la residencia pueden participar de manera activa tanto en una cosa como en otra, siempre que sea consensuado con el resto de los convivientes del salón.